Honrando a Nuestros Antepasados

Honrando a nuestros antepasados

Al honrar a nuestros antepasados, debemos respetar nuestras tierras ancestrales, por las cuales nuestra gente ha caminado por miles de años. Tal como las mariposas monarcas migran por todo el continente, nuestros antepasados también han viajado a través de las Américas por milenios. Las Américas, mejor conocida como la Isla de la Tortuga y Anáhuac por pueblos indígenas, siempre han sido nuestro hogar. Nuestra gente no había sido conquistada, había sido invadida y la construcción social de la frontera fue inventada para controlar la tierra y sus recursos, creando una falsa percepción de que nosotros somos extraños en nuestra propia tierra.

La ramificación de los sistemas de control para opresión fue creada para someternos, pero ellos nunca se imaginaron que somos como semillas. Cuando somos sepultados en el vientre de nuestra Tierra Madre, germinamos las raíces y crecemos como árboles fuertes. Es hora de recuperar nuestra identidad indígena. Estamos arraigados en el conocimiento ancestral de nuestra gente y venimos desde una larga línea de guerreros que han sobrevivido la colonización, el genocidio, el racismo y la opresión. A pesar de esto, aún seguimos aquí. No iremos a ninguna parte. Somos la realidad por la que nuestros ancestros lucharon y soñaron. Estas falsas fronteras políticas no nos aplican a nosotros como pueblos indígenas, porque nosotros no cruzamos la frontera, ¡la frontera nos cruzó a nosotros!